El Quinto Poder

(Imagen obtenida de la web http://www.gamasdigitales.com)
El Quinto Poder…


Hemos asistido y estamos asistiendo a una voladura controlada del sistema democrático y de la división de poderes como nunca se ha visto en las sociedades modernas.

En épocas de bonanza y también en las de menos, han fallado todos los controles habidos y por haber a todos los niveles y en todos los estamentos políticos y económicos, generando una decadencia democrática como no se ha visto en ninguna economía.

Vivir en y para el poder, y gestionar controlando los medios de comunicación de masas, minimizando el riesgo de la información, y haciendo y deshaciendo en función de la altura del ciclo electoral, ha sido un uso y costumbre tan aferrado como académicamente predecible.

Pero fallan los controles, mejor dicho, todo se descontrola, desde el mas minúsculo de los Ayuntamientos, hasta el mas respetuoso Consejo de un Banco Central descentrado y fuera de juego.

Y aparece el Quinto Poder, el más impredecible e incontrolable de los poderes, que ninguno político hubiese querido para sí: las redes sociales. Y con mas revuelo, el mundo del pajarito que bocea a pasos agigantados y resquebraja a los tradicionales medios de comunicación de masas (prensa, radio y televisión).

El Cuarto Poder se desmorona al son de EREs y desfases presupuestarios que antes nunca importaron y que ahora son motivo ajustes de poder.

Y el Quinto Poder se apodera de la Opinión y desenmascara, desde múltiples puntos de vista, cualquier verdad, venga de donde venga y afecte a quien afecte. Facebook en menor medida y sobre Twitter, se ha apoderado de comentarios, valoraciones tan diversas como incontrolables, y que ha puesto al Poder Político a remolque de los Jueces y que, afortunadamente, ha dejado sin careta a mas de uno y de una.

Quizás las redes sociales hayan evitado un estallido social sin precedentes, porque peor no se puede proceder. Un gobierno saliente que deja un País abierto en canal, y uno entrante, que ávido de poder, se apresura a coser al enfermo, a costa de tener que estirparle todos los apéndices, aun sabiendo que debieron haber actuado en otro sentido.

Las redes sociales están permitiendo que la gente exprese libremente sus temores y sus amarguras, su desencanto y su rabia, y sobre todo Twitter, quizás candidato al próximo Premio Nobel de la Paz. De otra manera, con el Cuarto Poder sobre la mesa, la calle se hubiese convertido en una barricada y quien sabe si en algo más.

Un poco de reflexión a todos y un poco de cordura, vivir en libertad tiene su cosas buenas y el que no quiera vivir en libertad es porque se ha apropiado, no solo de algo que no le pertenece, sino de la esperanza y del futuro de millones de personas. Y ni la libertad ni la dignidad son negociables.

(J.Eagle)


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s